Acueducto de Santa Clara

El Acueducto de Santa Clara ha sido diseñado para transportar agua hasta el convento con el mismo nombre. Desde su fundación, aunque esté ubicado junto al río Ave, el Monasterio de Santa Clara siempre tuvo problemas de abastecimiento de agua potable. Hasta la conclusión del acueducto, el abastecimiento de agua era hecho a través de una noria, probablemente contemporánea o anterior a la edificación del Monasterio, fundado en 1318.

Para resolver este problema, D. María de Meneses, abadesa entre 1626 y 1630, ordenó la construcción de un acueducto que traería el agua desde una fuente localizada en la parroquia de Terroso, Póvoa de Varzim. Debido al mal cálculo de la inclinación del acueducto, su construcción fue interrumpida poco tiempo después, acabando en ruinas debido a su abandono.

Las obras se reanudaron el 19 de diciembre de 1705, por orden de la abadesa D. Bárbara Micaela de Ataíde, habiendo sido concluidas el 20 de octubre de 1714, resolviendo así el problema de abastecimiento de agua del convento. El hecho fue señalado por una fiesta en honor de San Antonio, el patrono escogido para el acueducto, y cuya imagen se encuentra en un nicho junto a la fuente, en Terroso.

Siendo su recorrido inicial subterráneo hasta Beiriz, desde allí hasta el interior del Convento el agua era conducida por medio de un total de 999 arcos de medio punto, al igual que los acueductos romanos. Este número peculiar puede ser fantasioso, pero todos los estudios acerca de este monumento apuntan a por lo menos 907 arcos en su totalidad y casi todos los registros muestran un número muy cercano al millar.

Galería de Imágenes:

Contactos:

Ubicación: Rua Dom Nuno Álvares Pereira (últimos arcos) – Vila do Conde

Deixe um comentário

avatar
  Subscribe  
Notify of