Iglesia Matriz

La Iglesia Matriz de Vila do Conde, dedicada a San Juan Bautista, comenzó a ser construida en los últimos años del siglo XV. En este período, el de mayor prosperidad del país y de Vila do Conde en particular, el centro habitacional de esta villa comenzó a desplazarse de la cima del monte donde se encuentra el Monasterio de Santa Clara hacia el litoral, imponiéndose así la transferencia del centro religioso de la población.

El lugar elegido para una nueva iglesia fue un terreno donde se encontraba una capilla dedicada al mártir San Sebastián. Esta capilla fue trasladada a una plaza que allí adquirió su nombre, que aún hoy mantiene. Lo que no se mantiene es la ubicación de la referida capilla, que volvió a ser transferida en 1853 al cementerio, donde se encuentra actualmente.

Hasta 1502 poco estaría hecho, a pesar de los grandes gastos con los maestros de obras. A finales de este año, en peregrinación a Santiago de Compostela, D. Manuel I hizo una breve parada en Vila do Conde. Esta visita causó un despertar del interés del rey por estas tierras, patrocinando e impulsando la edificación de la Iglesia Matriz y de otras obras. En cambio, D. Manuel, rey que da nombre a todo un estilo arquitectónico, el manuelino, impone las reglas de construcción de la nueva iglesia.

La construcción se prolongó a lo largo de casi todo el siglo XVI, sucediendo maestros albañiles y carpinteros, de los cuales se destaca Juan de Castillo, albañil vizcaíno que en Vila do Conde permaneció entre 1511 y 1513. A él se debe la construcción de las obras de las naves, arcos y la magnífica entrada principal.

Más tarde se construyeron el campanario y las capillas laterales, dedicadas a Nuestra Señora del Buen Viage y Cuerpo Santo por un lado, y San Miguel el Ángel y Nuestra Señora de la Asunción del otro. En el siglo XVIII la Iglesia Matriz fue adornada por los retablos de talla de madera dorada y ya en los inicios del siglo XX fueron instalados los vitrales, provenientes de Francia, por deliberación del prior Mons. José Augusto Ferreira, y el órgano de tubos, oferta del Comendador Bento Luiz de Aguiar.

Galería de Imágenes:

Contactos:

Ubicación: Rua da Igreja – Vila do Conde

Compartir
Artículo anteriorReal Aduana
Artículo siguienteNao Quinientista

Deixe um comentário

avatar
  Subscribe  
Notify of